domingo, 13 de abril de 2008

Planteamiento del problema

CAPÍTULO I
EL PROBLEMA

Planteamiento y formulación del Problema

La Tierra está rodeada por un poderoso campo magnético, el cual actúa como si el planeta tuviera un enorme imán en su interior. También cabe acotar que los polos magnéticos de la tierra no coinciden con los polos geográficos de su eje y que esto se produce porque las posiciones de los polos magnéticos no son constantes y muestran notables cambios de año en año. La intensidad de dicho campo magnético puede ser medida y registrada a través de un aparato denominado magnetómetro.
Actualmente, el polo sur magnético se encuentra a 1800 kilómetros del polo norte geográfico de la tierra. Por lo que una brújula, cuando apunta al norte geográfico no apunta exactamente a éste, sino que existe una diferencia la cual se denomina declinación magnética; ésta remide en grados y depende del lugar de observación.
Por el otro lado, el campo magnético permite que tengamos un eje de gravitación y es un escudo que protege la tierra del viento solar (radiaciones que emanan del sol en todas direcciones), es decir, la Tierra sería objeto de la radiación cósmica y su incremento podría alterar los sistemas de navegación, impedir exploraciones geológicas, interrumpir suministros eléctricos, afectar a sistemas de comunicaciones modernos, naves aeroespaciales, incrementar la aurora y desplazarla de lugar, etc. Que Finalmente, el campo magnético terrestre a su vez es en parte responsable de una gran cantidad de situaciones entre estas: los cambios climáticos, la orientación de las aves migratorias, perturbaciones en ciertos aparatos electrónicos como lo son los microscopios electrónicos por ejemplo, o como ya se mencionó anteriormente la dirección hacia la cual apuntan las brújulas, entre otros; por lo que es sumamente importante la medición del campo magnético terrestre.
Según la perspectiva que se plantea el problema surge la siguiente interrogante:
¿Cómo diseñar un magnetómetro terrestre?